Inicio Crítica literaria Modernismo y 98
Modernismo y 98


Consideraciones genéricas en torno a "Espacio" y "Tiempo" de J.R.J. PDF Imprimir E-mail
Literatura - Modernismo y 98

Publicado por B. León en Espéculo nº 17

Espacio" y "Tiempo" son dos composiciones fundamentales en la trayectoria poética de su autor y de la poesía española de este siglo, y, más concretamente, de una importancia excepcional en la historia del poema en prosa español.

Acceder al artículo

Leer más...
 
Sobre los personajes y su técnica de caracterización PDF Imprimir E-mail
Literatura - Modernismo y 98

Publicado por M. Llanos en Espéculo nº 20

La estimación de Baroja como el novelista por excelencia de la llamada “Generación del 98” se debe en buena medida, además de a sus singulares dotes narrativas y a la vena prolífica de su creación, a la poderosa capacidad que poseyó para dar vida y aliento a todo un vastísimo conjunto de personajes que encontramos, en casi inabarcable desfile, a través de las miles de páginas de invención literaria que nos legó. En este último punto, su condición demiúrgica no es sólo un mero producto de su fantasía, sino que se apoya, de manera fundamental, en una atenta y continua observación del mundo natural que le rodea, de todos y cada uno de los distintos individuos con los que se cruza cotidianamente, a la vez que también quedan grabados en su memoria esos otros tipos extraídos de la historia literaria que tuvo oportunidad de conocer y admirar. (En muchos casos procedentes de auténticos subgéneros como el folletín, de cuya lectura tanto gustó Baroja, sobre todo en su juventud. El mismo dejó escrito en Las horas solitarias (1918): “De chico yo compraba libros viejos, folletines y novelones que devoraba en casa. En conocimientos sobre literatura folletinesca soy una especialidad.”.

La afirmación contenida en sus Memorias de que “no hay novela de argumento cerrado en la cual los tipos sean verdaderos”, le lleva a defender lo que se ha llamado novela de argumento disperso, donde la libertad de composición predomina sobre todo lo demás, sin necesidad de que el autor haya de ajustarse a un plan previo. Así es como resulta posible la gran variedad de personajes y de ambientes que nos presenta en sus relatos.

Todo lo dicho hasta ahora puede fácilmente observarse en El árbol de la ciencia, novela cuyo estudio nos ocupa, que Baroja comenzó a escribir en París, en el Hotel Bretonne de la calle Vaugirard, y que no obstante haber sido concluida en 1911, su acción se remonta a algunos años atrás, teniendo lugar en la España de hacia 1890, en la España inmediatamente anterior al Desastre.

Acceder al artículo 

 
La paleta machadiana en Campos de Castilla PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Literatura - Modernismo y 98

Publicado por R. Benitez en Espéculo nº 24

De Campos de Castilla se ha dicho que es una obra a partir de la cual "se podría intentar un ejercicio escolar de representación de un paisaje, como en aquellos lienzos didácticos de panoramas". Ese carácter descriptivo cuadra perfectamente con el espíritu krausista que anima las obras del 98, en cuyo marco ideológico y estético se inscribe. Sin embargo, como se ha demostrado en repetidas ocasiones, nuestra literatura de fin de siglo se resiste a los encasillamientos, y en muchas de sus obras más representativas la técnica o el carácter no pueden dejar de asemejarse a aquellos que sirvieron para plasmar el culto a la belleza modernista, o la búsqueda del más allá de los simbolistas. Esta discusión de tipo estético y literario, que contrapone y/o funde, según los vaivenes de la crítica, a Modernismo y 98, no es la que aquí nos interesa, pero no se puede dejar de lado en el análisis de una obra como la citada.
 
En este trabajo se han elegido para el análisis las manifestaciones de color que aparecen en los versos de Campos de Castilla, citándolos según la edición facsimilar editada en 1999 por la Universidad Internacional de Andalucía y que reproduce la edición de 1912. Estas manifestaciones van a ser analizadas desde una doble perspectiva: descriptiva y simbólica, ya que ambos aspectos se encuentran siempre entrelazados, incluso en aquellos textos que reniegan del valor simbólico de los elementos. En el caso de los autores del 98, su pensamiento les hizo filtrar lo que veían sus ojos, de modo que este valor simbólico de los colores utilizados en sus obras literarias y pictóricas puede no ser el resultado de una reflexión meramente artística, sino reflejo de una ideología determinista cuyo origen se encuentra en las teorías de Taine y que lleva a entender al hombre como producto de la tierra en que vive:
 
"En aquella tierra gris los hombres no tenían color"
 
 
“Metafísica en los Borradores Silvestres de JRJ” PDF Imprimir E-mail
Literatura - Modernismo y 98

Publicado por F. Silvera en Artifara nº 8

No encuentro sentido al comentario de obras y autores si no es volviendo a los textos. Ahí está la base de la construcción estética, ahí está el cimiento literario. Y no es cosa de Pero Grullo. Tengo la impresión de que muchas veces erramos en el método. Estamos, quizá, demasiado dominados por una especie de “espiritualismo filológico” que sostiene entes ideales antes que hechos; en ese sentido quiere vindicar este artículo un necesario “materialismo filológico”, apuntalado en los textos y en los hechos, dejando la idea para después.

Acceder al artículo 

 
Juan Ramón Jiménez un fanciullino en ciernes PDF Imprimir E-mail
Literatura - Modernismo y 98

Publicado por F. A. Estévez en Artifara nº 8

En 1903, coincidiendo con Soledades de Antonio Machado, se publican los paisajes melancólicos que tantas tardes impresionaron a Juan Ramón Jiménez.

Arias tristes es el cuarto libro del poeta moguereño si contamos con el desdoble de Nubes, en  Ninfeas y  Almas de violeta, a petición de Rubén Darío y Ramón del Valle- Inclán. Tras Rimas, que sufrió desde su nacimiento un perseguimiento sañudo por su autor, estos Arias tristes, publicados en marzo de 1903, inauguran un nuevo ciclo en la poesía de Juan Ramón como la crítica ha venido observando.

En el mismo año y bajo el título Miei pensieri di varia umanità aparece en Italia Il fanciullino, de Giovanni Pascoli[1], particular tratado de teoría poética que aúna los gustos clásicos del vate helenista con el interés por los modernos poetas franceses que cultivan en sus versos lo inefable y el matiz sugerente.

En estas breves páginas trataremos de ejemplificar las relaciones y concomitancias que se establecen entre ambas obras no como resultado de un conocimiento mutuo entre estos  poetas sino por el punto de inflexión que marcan  dos de las personalidades poéticas más influyentes en el devenir literario del siglo XX.

Acceder al artículo 

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 Próximo > Fin >>

Página 4 de 6